jueves, 16 de septiembre de 2010

VIEJOS VERSOS XIII




Tus palabras

fueron agua fresca


vino embriagador


sosiego para mi espíritu


aire para mi amor


y sobre todo fueron


las palabras sinceras


que necesitaba oir


para encontrar


detrás de ellas


tu noble corazón.

9 comentarios:

Neogeminis dijo...

Es un privilegio encontrar en el otro lo que estamos deseando y necesitando. Pocos lo hallan, pocos se dan cuenta del tesoro que tienen.

un abrazo enorme!

Arte Marga Grigera dijo...

una delicia tu blog... gracias por andar por ahí........... y por aquí al mismo tiempo.

alfredo dijo...

Buen compañero, buen amigo, aquel que te despierta emociones y estímulos, para seguir en la andadura diaria.

Muy bello, muy poético.
Besos,

Mariela Torres dijo...

Da gusto escuchar esas palabras.

Besos.

Mar dijo...

SEncillamente hermoso. Gracias y besitos.

Sneyder dijo...

Las palabras cuanto pueden expresar paz y sosiego, alegría y amor, siempre son palabras sinceras si nacen del corazón.

Muy hermoso el poema.
Un beso

Sneyder dijo...

Las palabras cuanto pueden expresar paz y sosiego, alegría y amor, siempre son palabras sinceras si nacen del corazón.

Muy hermoso el poema.
Un beso

Verónica Marsá dijo...

Si quieres que te conozca de verdad y te ame: "Dime lo que tu sabes. Dímelo".

Me gusta el poco texto unido al mucho contenido. Señal que sabes lo que quieres decir. Bravo!

besito y buen fin de semana.

LUNA dijo...

Es verdad, lo que dice Verónica, a veces la verborrea el como la plaja que oculta el trigo.
Lo justo para llegar al corazón.
Un besito