miércoles, 23 de febrero de 2011

2 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

Cada uno puede modificar el "entorno cercano".

Y debe hacerlo.

Buena reflexiòn.

Un abrazo.

Manuel Maria Torres Rojas dijo...

Detrás de las palabras al paso, se adivina la senda perdida, que tal vez nunca se ha de volver a caminar...¡Bravo!