miércoles, 8 de junio de 2011

LOS JUEVES UN RELATO: LOS PIES




                                                                                       Buenos Aires, 17 de noviembre de 1969
 Querida prima:
                           ¡Voy en diciembre a Atlántida contigo y los tíos!!!!!

En la anterior carta te conté cómo venía la cosa.

Yo siempre odié  mis pies, usar plantales, no poder  hacer deportes, andar siempre con zapatos especiales y no poder calzar las  zapatillas Flecha.

Eso sí, siempre me deslumbró  la delantera de Isabel Sarli y el “irse” de  Zulma Faiad, jajajaja.

Por una vez en la vida, adoro mis pies. ¡SÍIIIIIIIIIIIII!!!!!!  MIS PIES.
Fui al examen médico y me desaprobaron: tengo pie plano.

Te aviso cuando llego. Voy por aliscafos y sigo por Onda hasta Montevideo, 
¿¿¿¿¿Me esperas en la Plaza Libertad para abrazarnos y disfrutar del verano??????

Besos, Jorge.

p.d. POR SI NO ENTENDISTE: !ME SALVE DE LA ¡COLIMBAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

* COLIMBA:palabra que se supone estaba formada por un acrónimo en alusión de tres actividades frecuentes en los conscriptos (co rre, lim pia y ba rre)
El servicio militar en la Argentina actualmente es voluntario. En Uruguay nunca hubo servicio militar obligatorio.

......................................................................................................................................................
Tus pies te pueden conducir hasta lo de GUSTAVO:



19 comentarios:

MARU dijo...

Cuando en España el servicio militar era obligatorio, todos deseaban tener los pies planos... jajaja me he divertido mucho, muchos recuerdos...
Besitos princesa de los mares del Sur

San dijo...

Aqui tambien se libraban por tener pies planos, y es que no hay mal que por bien no venga.
Un abrazo.

alfredo dijo...

Un momento cotidiano para celebrar una adversidad.
Que se le va a hacer... no hay mal que por bien no venga.
Todo servido en un relato ameno, familiar, intimista.

Vamos, de casa y para los de casa.

Besos

yonky dijo...

Al primo lo salvò sus pies planos.Visto desde esa optica da pa cruzar el charco y salir a festejar con un cinzano.

cariñitos

Gastón D. Avale dijo...

SIIIIIIIIIIIIIIII!!!!!!!!!! QUE BIEN!!!!!!! QUE BIEN!!!!!!! QUE BIEN!!!!!!!!!! SAFARSE DE LA COLIMBA!!!! Y PENSAR QUE DUHALDE LA QUERÍA IMPONER DE NUEVO!!! LOCO!!!! JAJAJA... PREFIERO REVENTARME EL PIE CON UN MARTILLAZO, QUE ME PISE UN TRACTOR...LO QUE SEA, MENOS LA COLIMBA! JAJA... CORRE, LIMPIA, BARRE... PERFECTO! BUEN RELATO JUEVERO!

Natàlia Tàrraco dijo...

Bello viajecito pasito a pasito plano, no es poca "chamba" librarse de la colimbaaaaaaa.
Envidia de viaje, casi veo la playita y los pies en remojo !salve pies plano! !Ave! Caas por este relato de un caso corriente y alegre, besos tus...mejillas.

Neogeminis dijo...

jejejejeje...todo "mal" tienen su lado bueno!...sólo es cuestión de saber mirarlo!
Grande Cass!
Besitos.

Any dijo...

Debe ser la única ocasión en la que uno festejaba tener pie plano ... y encima se iba para Atlántida! suertudo.
abrazos

Anónimo dijo...

encuéntrame en esa dirección

www.amigos.com

mi blog se llama
Nunca llevo el corazón encima

lo escribo yo, llegó primavera

te presentaré a mi novio Dario_60
del blog Bonobo

Verónica Marsá dijo...

¡Divino escribís! Creía que estaba volviendo tarumba, no entendía nada, menos mal que la nota al pie, nunca mejor dicho, me ha aclarado el asunto... Lo de salir corriendo para bo barrer ni limpiar ¿Vale también para las tareas domésticas? Jajajajjaa!

Besito, patrullera!

Manuel dijo...

Al igual que vero, no entendia nada hasta que lei la aclaración final y entonces todo el relato se clarifico de pronto.
Durante una epoca,situaciones identicas en ambos lados del oceáno.
Un beso

Primavera dijo...

Me recordo a mi padre que decia esto para librarse de ir a la mili tener los pies planos...lastima que no fue asi..ja ja

Tésalo dijo...

Mis pies hubieran recorrido pedregales soprtando el peso del macuto y el fusil... igual que ví que les paaaba a los de algunos compañeros de universidad.
Pero del servicio militar me salvé en su día por miope.

No fueron pues estos pies míos de de recluta. Muy acostumbrados por los demás a habes desplazado andando han sido.
Me ha gustado caminar por la ciudad especialmente.
Suelen ser sufridos. Solo en al ocasiones les habré desatendido y me han dolido.

El pie debiera ser metáfora. Más incluso en un poeta que un camino.



Tésalo

Pepe dijo...

Cuando yo hize la mili era obligatoria y los pies planos motivo suficiente para eximirte, así que comprendo la alegría de tu protagonista.
Me ha encantado el término Colimpa, muy acertado.
Un abrazo.

Carmen Andújar dijo...

Me ha parecido entender que te libraste de algo que se debe parecer a lo que era la mili aquí.
A veces esas cosas ayudan.
Muy gracioso tu relato
Un abrazo

gustavo dijo...

si este jueves se hubiera titulado centímetros, bien pudiera haber hablado de distancias, de alturas, en fin, de todo aquello relacionado con el espacio...pero también hubiera podido hablar de la mala suerte, pues por dos centímetros no me salvé del servicio miltar..
medio beso, cass.

CAS dijo...

Queridos amigos: el tema propuesto por Gustavo y Any, dio mucho que andar. Fue un placer compartir otro jueves con Uds. y agradezco profundamente que pasen por mi blog de pasos....
a cada uno mi dedicado cariño.

Juan Carlos dijo...

Benditos piés planos. Los míos tienen esa imperfecta concavidad que me llevaron a hacer servicio militar en la africana Ceuta.
Benditos piés planos.
Y un beso, Cas.

Ceci dijo...

Me encantó este retazo de vida íntima! no sabía que en Uruguay nunca había habido servicio militar obligatorio. Mal no les debe haber ido verdad?
Besito Cass