sábado, 3 de diciembre de 2011

PASOS QUE ME LLEVAN A CASA




Viajar sola por algun lugar del mundo, hoy, ya crecidita, me parece una experiencia fabulosa. Disfruto la decisión del tren a tomar, en qué dirección de la calle iré, o perder mi tiempo en una plaza viendo pasar gente a cambio del mejor centro comercial del mundo con ofertas de fin de temporada, sin discutirlo con nadie.

Los huesos y los reflejos aun responden lo suficiente como para hacerme la hippie, cargar mi mochila, fotografiar esquinas remotas y desconocidas y andar de trashumante, algo que jamás pensé ni soñé  hacer.

La marca del calzado deportivo que usé, podría patrocinar mi siguiente expedición, pues mis championes (como le decimos aquí) lucen enteritos y muy prolijos después de tantos kilómetros andados y tantas alturas escaladas con sus consiguientes bajadas  y yo aseguraría fehacientemente lo bueno que me resultaron

Eso sí, volver a casa....también es un placer renovado.

Encontrarla bonita, florida y esperandome porque su principal habitante está felíz de verme de nuevo, es un placer que debo agradecer a Dios, sea o no atea.

De vuelta "el dos por uno" me pone radiante: dos almohadas, dos tazas en el desayuno, dos copas para brindar por la noche, es una oferta que vuelvo a aceptar.

No sucede lo mismo a la hora de ver televisión, cuando el control remoto es uno solo, o cuando rezongan otros pies, porque aprovecho un resto de frío que queda del invierno para intentar que los míos entren en calor, solo como excusa para acercarme.

De todos modos, todavía esos siguen siendo problemas menores con rápida solución.

No me he sentido sola, paseando sola, porque he disfrutado de amigos, parentela siempre dispuesta y gente que uno va conociendo y descubriendo aunque sea por una tarde en un bus de excursión y sobre todo, cuando al caer la noche y gracias al skype, pude tomar mate con la familia y ver jugar a Uruguay retransmistido.

En fin... ya tengo ofertas de la agencia de viajes para un próximo paseo. Evidentemente la agenciera que es un encanto, encontró una buena candidata que dejó su temor a las alturas y se convirtió en una adicta a recorrer kilómetros (claro que ahora hay que trabajar mucho para juntar euritos, salvo que me lo arregle Sarkozy o Merkel)..




ADENDA: cuando regresa alguien al Uruguay, nunca falta la frase "Todo divino, pero como el Uruguay no hay!". Les cuento que después de estar en Colonia del Sacramento, estos últimos días "a la recherche du temps perdu" estoy tentada de decir lo mismo.Almorzando en una parrillada a pleno sol del mediodía, compartió la mesa de al lado, el Presidente de la República (quien fuere el protagonista de mi relato de las mascotas), su esposa la Senadora y Manuela su perrita. Tuvimos un intecambio ameno de opiniones y besos y no faltó nadie que no se sacara una foto y saludara con efusión a un hombre sencillo, que manejando él mismo la camioneta presidencial, arribó sin guardia de seguridad a disfrutar un asado de tira, como cualquier hijo de vecino.En fin, a veces confirmo que es verdad: como el Uruguay no hay!

MENCION APARTE, merece el hecho de la investigación y hallazgo de los restos del maestro Julio Castro. Por tratarse de un estilo liviano, el de este post, recomiendo el conocimiento de estos hechos informandose adecuadamente en medios más serios y recomendables respeto al hecho de que en este país se siga buscando la verdad y vayan apareciendo poco a poco las certezas tan necesarias para la paz social. También en eso este país va siendo un ejemplo.

5 comentarios:

Verónica Marsá dijo...

Pues aquí estaremos, mirando tu alcancía y guardando en la nuestra todo el amor para darte. Que no se escape ni una miga de cariño para ti.
Voy a ir preparando la parcarta de bienvenida de nuevo.

Un besito, compi!

Neogeminis dijo...

No es lo mío viajar sola, lo reconozco ni me animaría (por ahora) ni me gustaría.
La foto con tu presidente sí que me sorprendió!!!...qué bueno! ese sí que es humilde y se lo ve buena gente!...(qué envidia!jejeje)

besos enormes!

Any dijo...

Naaaaaaaaaaaaaa!!!! que hace ahí con el Pepe??? Ídola!
Que bueno gastar "championes" (que rara me resulta esta palabra XD!) por el mundo! Y que bueno volver a casa y que a uno lo estén esperando.
Por supuesto que como el Uruguay no hay (bue ... en realidad si hay, pero el momento amerita que sea generosa), donde mas se encontraría uno con el presi en la mesa de al lado? (acá no le aclaro).
Lo rioplatensisamos? Que bueno ser rioplatense!
Welcome home amigueta y que el próximo paseo llegue pronto.
Un beso

Manuel dijo...

Soyyyyyyyyyyy Celesteeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee

Besosssssssssss

CAS dijo...

gracias chicos!!!! YOOOOOO....SOY CELESTE!!! jajaja (bravo Manuel, qué bien entonás!!!)