jueves, 6 de enero de 2011

LOS JUEVES UN RELATO: DIA DE REYES



....Y PASARON LOS REYES.

En esas noches aprendimos a ser lo que somos: soñadores empedernidos a pesar de los fracasos.
Nos instruímos en el arte de portarnos bien para obtener un premio y a saber que también cuando lo hacemos, no siempre se obtiene un galardón.
De cualquier modo valió la pena esas noches ansiosas con amaneceres entre dos luces sin despertador, para ver con sorpresa los paquetes de regalos sobre nuestros zapatos bajo un árbol multicolor.
Desde entonces sigo siendo la primera en levantarme donde habito, pero en ese caso no me quedaba sola rumiando los restos del día anterior. Lo primero que hacía era zamarrear a mis hermanos para que me acompañaran en el descubrimiento, pasando también por mi extenuados padres que con cariño respondían a mis reclamos de compañía.
De ahí me queda ese gusto por seguir disfrutando de las cajas con baterías de cocina, de los jueguitos de dormitorios de muñecas hechos con madera, que le ganan la partida en la juguetería, al menos para mi, a los de última generación. Aun conservo mi muñeca Dukesita, que me regalaron el día de reyes antes de comenzar el liceo.

Esas noches me enseñaron  mucho del amor y la ilusión. El sabor de la alegría y la sorpresa lo tienen esos despertares de 6 de enero.
Aprendí a ser una reina y para colmo maga que fue lo mejor del mundo. La sensación gloriosa de tener una varita mágica y hacer realidad los sueños de mis hijos.
Recuerdo esos tiempos con más gloria que mis sueños infantiles, que fueron hermosos, pero que no se equiparan en mi memoria a la espera ya no de ver regalos, sino la cara de mis niños subidos a un bicicleta o abriendo la caja del Atari (lo lamento, Joaco, nunca di con el batimovil que vos querías....)
La posibilidad en mis manos, de dar alegría, de hacer aparecer una sonrisa esplendorosa por arte y parte de estar atenta a algún pedido que siempre fueron posibles, porque de no haber sido así.... bueno, otro gallo o gallina cantaría!
Cómo quisiera hoy, poder hacerles realidad algún sueño, cumplir un deseo, hacerlos felíz.
Mi corazón está dispuesto, siempre entero y deseoso para obsequiar, pero los tiempos cambian y la felicidad no está en la estantería de la juguetería ni en el bazar.
Aun así, sigo tratando de dar algo de mi, de entregarme lo más entera que puedo, para ser parte de la fantasía reinventada de una noche de reyes, esa que termina abriendo un sueño envuelto en papel de seda, con rastros de pastos y agua, esparcidos por aqui y allá.

Como todo camino andado,cada vez se puebla más de nostalgia que de ilusiones, pero de todos modos, mi propósito más que añorar mi infancia perdida y la de mis hijos, este día de reyes será soñar con poner algún día  no muy lejano, escarpines y zapatidos pequeños que tendrán el nombre que elijan mis hijos y los ojos del padre y la sonrisa de la madre y el orgullo de los abuelos
("Que son tan jóvenes, que no parecen abuelos" dirán por ahí....jajaj)



A lomo de un camello cansado y viejo,
vengo andado memoria 
de la mano de Baltasar.
Siguiendo la estrella más brillante,
me sonríe a mi lado un viejo Melchor.
Gaspar, señala el camino,
adelantandose un poco
rozando el borde del sueño,
y yo sigo anhelante la estrella:
conozco los fracasos de la espera
pero se que algún día las ilusiones 
un poco,
se hacen realidad.








12 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

buen texto, emotivo.

Me quedo con la esperanza del final.

"...algùn dìa...."

Un abrazo.

LUNA dijo...

Cuando llegue ese dia...Casssss, experimentarás lamás excelsa de las alegrias e ilusiones...

Espero que no tardes en experimentarlo....
Besitos

Natàlia Tàrraco dijo...

MAGA y ADIVINA Cass, TRES MAGOS a tu lado en los sueños y al inventar palabras de ensueño, y en seguir estrellas fugaces que atrapas para devolvérnoslas como inventadas, polvo de estrellas tus esperanzas bellas, CASS, despide a los Magos, no los necesitas mucho y les haces la competencia.
Creo en tu mágia y en que tus deseos merecen existir.

Verónica Marsá dijo...

Muchas verdades juntas y muchos roles jugamos en nuestra vida, algunos más acertados que otros. Hijos, nietos, sobrinos, esposos, ahijados o ahijadas... cazuelitas minúsculas y casitas de muñecas. Jamás pierdas esa faceta, jamás! Si yo disfruto como una niña con películas estas fiestas, nos invaden leones, pingüinos, magia de colegios, robotitos enamorados... parezco alelada frente a la chimenea! Nuestro lado infantil, bueno, vale, me llevo cuarta y media que se me está acabando!

Beso grande y abrazo enorme, al estilo patrulla.

maria jose moreno dijo...

Que nuenca perdamos esa esperanza, que nunca crezcamos del todo, que nunca nos falte inocencia, que nunca nos falte ilusión, que nunca nos falten esos Reyes o los que sean que nos hagan mejor.
Un besazo

Matices dijo...

Nuestra felicidad la conforman los nuestros, los que estan y los que vendrán, sembrar ilusión en ellos es recoger cosecha de riquezas en el interior de nuestro corazón.

Yo ahora disfruto viendo la sonrisas de mis padres, cuando ven a los pequeñajos... ¿un secreto? han rejuvenecido

Un beso

Primavera dijo...

Que bonito texto la esperanza que hariamos sin ella en estos tiempos que corren.
Primavera

Juan Carlos dijo...

"Como todo camino andado, se puebla más de nostalgia que de ilusiones."
No por estar escrito de forma tan bonita es menos cierto ni viceversa.
Me ha gustado todo, pero esa frase es buenísima.
Un abrazo.

mar dijo...

Precioso Cas
La ilusión va cambiando según somos niños o padres que esperan ver la cara de sus niños, pero lo importante es mantenerla siempre
Me ha encantado el relato
Un beso

CAS dijo...

Queridos Reyes Magos:

gracias por traerme buenos amigos para compartir este post.
Prometo seguir portandome bien (!?!?!?!) para mantener estas visitas que acompañan mis pasos.
Un fuerte abrazo a Uds. y a cada uno de mis queridos amigos.

CAS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
gustavo dijo...

y en el principio fue la ilusión pura y la magia pura...esto sucedía en la niñez..¿sabes, cas?, ojalá esa ilusión de alguna manera,modificada, como me parece entenderte a lo largo de tu existencia, pues de otra manera no podría ser...ojalá, te decía, se apegara a mucha muchísima gente...y sin embargo, a lo que veo, a lo que pienso ahora..., ¡si para tener ilusión de mayor esta ha debido de ser inculcada, esta ha debido ser experimentada antes, cómo harán los niños sin regalos en su niñez?
jolín, me fui por lo triste¡¡¡¡
pero me ha parecido interesante,muy interesante diría yo, esa evolución de vos, de niña creyente en magia, a mujer que quiere darla, que trata de darla y que la da...precioso¡¡¡
besos.