miércoles, 25 de mayo de 2011

LOS JUEVES UN RELATO: CECILIA, SEBASTIAN Y UN ANIMALILLO....





Yo tenía 13 y vos 17.
Al borde del arroyo Cordobés, mirabamos embelesados cómo el sol se escondía en el monte indígena.
Yo temblaba como un junco, porque te tenía a mi lado, tan cerquita todavía.
Vos soñabas con irte lejos a ver las luces de la ciudad.
Fue la última tarde que pescamos mojarras juntos.
De pronto un pato picazo marcó en su navegar una línea divisoria como la del tiempo, como las fronteras, como el antes y el después.
Desde entonces la orilla espera vernos volver.


..........................................

Más historias en lo de  Gustavo.

16 comentarios:

MARU dijo...

WWWWOOOOOUUUUUUUUUUUU querida Cass. Poesía en formato, en esencia, en palabras. Un auténtico CASS, mejor que ningún Picasso.
Besitos.

San dijo...

Esos primeros amores, esas primeras despedidas, tierno despertar.
Abrazos.

Primavera dijo...

Que bonito y con tan poquitas palabras, eso es hacer bien los deberes.
Primavera

rosa_desastre dijo...

Orillas que se alargan en los sentimientos donde no hay patos que puedan agitar el agua para acercar de nuevo dos soledades.
Un beso

Tésalo dijo...

Lo de esa línea divisoria, me toca en lo más hondo, a qué velocidad voló aquél pájaro... y la montaña, acaso en su solemnidad estática no les diría alguna cosa... algo así como ¡paraos, un poquito más tan solo... dejad que se mantenga ese barco en este rumbo!

Natàlia Tàrraco dijo...

CASSS, el pato trazando una línea, el símbolo que en el agua nos traza el recuerdo del primer beso, como un antes y un después, pero siempre hay que acercarse a ese lago, dulcísima memoria.

Pocas palabras para mucha belleza.
Besito.

Any dijo...

Snifff, me hizo recordar alguna historia muuuuy lejana de adolescencia y rio. Esperará vernos volver la orilla del Paraná? No sé ...
Muy lindo este segundo relato, me pegó fuerte
abrazos

alfredo dijo...

Ese pato picazo, es el vértice de unas líneas convergentes. Es la señal que asegura la vuelta juntos, al atardecer de esos montes lejanos.

Belleza presente y futura en unas pocoas líneas.

Besos

El Gaucho Santillán dijo...

Que bonito, y que nostàlgico.

Me encanta.

Un abrazo.

Ardilla Roja dijo...

Hola Cas

Imagino que esta historia cargada de melancolía la cuenta Cecilia, puesto que indicas la edad y no los nombres.

Una historia terrible a mi entender. Que ella guarde la esperanza después de tanto tiempo, sabiendo que ya no volverán a verse me parece muy triste.

A pesar de todo estoy encantada de haber pasado por aquí :)

Un abrazo

maria jose moreno dijo...

UNa meláncolica maravilla de micropoema. Sos un genio de la palabra escrita. Se dice asi ¿no?
Un beso

Manuel dijo...

pareceria que esas despedidas son parte inseparable de la adolescencia, ¿verdad?, como si fuera parte del aprendizaje de la vida.
Bellamente descrito, sin necesidad de nombre, pero ahí estan.
Un beso

Juan Carlos dijo...

Sublime la idea del pato trazando la línea divisoria entre un antes y un después.
Muchos besos.

Ceci dijo...

Que hermosas tus palabras hechas prosa.
Que tontos son algunos verdad? y bue..inevitable, querer la luces, la vida..
y luego de grandes se preguntan como hubiera sido, tarde ya..pero así es la vida no?
Besito (otro)

yonky dijo...

MMM los olimareños ponen la musica para que Cass rastree por todo su torrente sanguineo los recuerdos que suegen de esta manera,a flor de piel.

Maravilla

lluvia de petalos

CAS dijo...

Mis amores: no tengo más que palabras de agradecimiento por pasarse por aquí, leer y comentar.
Gracias, son mi tesoro!!!!