lunes, 30 de mayo de 2011

UNA PELÍCULA QUE ME VALIO LA PENA VERLA.







Simplemente conmovedora. Basada en una historia real ocurrida en los años setenta, y basada en la novela homónima de Leroy Aarons. La adolescencia, la homosexualidad, el fanatismo religioso, la intolerancia, y la vida que nos golpea a mansalva y nos hace replantear nuestros valores, "principios", posturas  y prejuicios. Los hechos ocurridos ya hace unos cuantos años pueden resultar superados para muchas sociedades de este mundo. Por estos lares, todavía sigue siendo difícil asumir ciertas verdades como "normales". En fin, a mi me conmovió y la sugiero desde este espacio de palabras al paso, sabiendo que estando de paso por este mundo, el respeto por el prójimo y la diversidad es una buena manera de andarlo...

5 comentarios:

Juan Carlos dijo...

Me sigue trastocando mentalmente la última acusación de Ahmadinejaf: los eurpeos les hemos robado la lluvia. En un programa de radio que escucho han dicho que sí, con grandes cazamariposas.
No me salgo más del tema.
Si que debe ser difícil vivir una diferencia en otros países, especialmente en ese, regido por algo que podría ser un personaje de un mal escritor.
Me apunto la peli.
Apúntate un abrazo.

Any dijo...

Me gusta mucho SW, acá en un duro papel; no le alcanza la vida para arrepentirse de no haber comprendido a su hijo. Ella misma se convierte en una defensora de los derechos homosexuales no? Creo recordar que era asi. La vi hace mucho
besos

El Gaucho Santillán dijo...

Me encanta SW. Pero no vi la peli.

Verè.

Un abrazo.

MARU dijo...

Tampoco la he visto, pero desde luego no dejaré de hacerlo.
Un besito, princesa e los Mares del Sur.

Primavera dijo...

Cuando ocurre algo en tu propia familia todo cambia dando otros puntos y sirviendo para ayudar a otras personas...
Es muy buena la pelicula mas porque es un hecho real.
Perdon por no dejar antes mi comentario pero ando con mucho trabajo que me absorve mas de la cuenta.
Primavera